22 octubre 2008

LAS FACETAS DE HUGO CHÁVEZ


En las últimas semanas previas a las elecciones del 23 de noviembre, el presidente Hugo Chávez ha recorrido parte del territorio nacional con motivo de promover la campaña política del Psuv, siendo el estado Zulia una de las regiones más visitada.

Es interesante ver como el señor presidente en sus diferentes alocuciones nos sorprende, tal como sucedió el pasado 12 de octubre, Día de la Resistencia Indígena, en dicha entidad, específicamente en el Municipio San Rafael del Moján y la Ciudad de Maracaibo, donde nos demostró una vez más las dos caras de Hugo Chávez.

Vestido con camisa y franela roja, color que identifica el proceso revolucionario, además de una enorme sonrisa en su rostro, una seguridad constante, un sentido paternal y religioso incomparable y un increíble poder de convencimiento que hechizaría a cualquiera que no lo conoce, Chávez inauguró la I Etapa del Proyecto Winka para la Guajira en el Moján, e hizo entrega de títulos colectivos de tierra entre otras actividades, eventos, los cuales aprovechó para celebrar tan importante fecha, dirigirse y compartir con los habitantes de esa comunidad, haciéndolo como sólo él lo haría.

Su dinamismo, el dominio y el control sobre las personas y la interacción carismática que tiene este personaje, son algunas de las estrategias que caracterizan sus discursos y esta vez salieron a relucir nuevamente, sin dejar a un lado sus conocimientos históricos que de una u otra manera envuelven a quien lo escucha. Es tanta su habilidad, que sabe, cómo,cuándo y dónde acoplarse a las situaciones para manipular a la gente que lo rodea.

Otra característica que puso en evidencia ante la población de la Guajira, fue el hecho de valerse de la cultura, sencillez y educación de estas personas para transmitir su mensaje político, mensaje en el cual sacó a irradiar muchos trapitos al sol pero de una manera jocosa y ligera sin perder su imagen de padre protector y milagroso que construía con sus palabras y actitud en ese momento, todo esto para lograr un sólo fin, el apoyo y la confianza de los habitantes del Moján, a través de un acto más político que social.

Luego de haber compartido con sus seguidores de una manera muy particular, estilo que ningún otro presidente había manifestado en Venezuela, pocas horas después el gran Hugo Chávez nos impresiona con un discurso ofensivo, cargado de odio, rabia, resentimiento y amenazador contra el actual gobernador del Estado Zulia y candidato a la Alcaldía de Maracaibo, Manuel Rosales.

Mientras presentaba a sus candidatos por el Psuv, tanto a la Gobernación de dicha localidad como a las diferentes alcaldías, en la Plaza de Toros de Maracaibo, se encargó de llevar un mensaje irritante con las siguientes palabras: “Manuelito tu eres un desgraciado, corrupto, mafioso, bandido, asesino y mil veces desgraciado”, acompañado de expresiones en su rostro poco agradable, al mismo tiempo retar al actual gobernador a ser hombre de verdad y a su vez amenazarlo con borrarlo del mapa político y meterlo preso..

Aunado a esta situación es impactante ver como las personas que lo acompañan en su que hacer gubernamental aplauden y sonríen ante estas declaraciones, las cuales hechas a vox populi, sin censura y ley alguna que recaigan sobre ellas, demuestran ante el pueblo venezolano que quien dirige este país es una persona totalmente bipolar que cada día está adquiriendo más poder.

No puede negarse que el Presidente Hugo Chávez es un personaje muy particular, analítico, predispuesto, seguro y sobre todo un líder capaz de mover masas únicamente con su retórica y en el Estado Zulia, el 12 de octubre, nos ratificó que posee cualidades y habilidades de todo tipo y sabe cómo sacar provecho de ellas, lastima que no todas estas destrezas las utiliza para gerenciar debidamente este país.

A diario vemos como sus diferentes facetas son puestas en práctica, unas veces de amor y paz, otras de odio y enemistad, situación que nos lleva a deducir que estamos siendo gobernados por un vehemente totalitario dispuesto a alcanzar cualquier objetivo.

Para las próximas elecciones regionales del 23N, El primer mandatario nacional espera que su partido gane la gobernación y la gran mayoría de las alcaldías del estado Zulia, depositando su confianza y seguridad en el candidato Giancarlo Dimartino para representar esta región y así seguir aumentado su autoritarismo, pero serán los zulianos los que decidan el futuro de su territorio.

1 comentario:

osdalis dijo...

Yamileth: Muy bien. No obstante, en una crítica, no puedes finalizar con una opinión, está debe quedar imbrincada en tu análisis. Tampoco hagas citas directas, eso es propio del estilo noticioso, no de una crítica. Pero en general, está bian.